Amor

Las ideas más peligrosas acerca del amor…

El amor es una de las sensaciones más sublimes que podemos experimentar.  En este sentido podemos amar nuestra profesión, a nuestros amigos, la moda, el cine o la literatura. Sin importar el ámbito, este sentimiento nos impulsa a crear, revolucionar y abolir ideas preconcebidas. Sin embargo, en cuanto al amor de pareja existen ciertas ideas muy peligrosas, pues conciben al amor como una conquista. Es decir, la dominación de un ser sobre otro. Lo peor es que son cosas tan arraigadas culturalmente, que las repetimos sin darnos cuenta.  ¿Quieres saber cuáles son?

“No puedo vivir sin ti”

Esta frase podemos encontrarla en canciones, películas, libros e incluso algunas chicas la hemos dicho o pensado. Si lo consideramos detenidamente es muy peligroso afirmar que necesitamos de alguien para vivir. En primer lugar debemos entender que a este mundo vinimos solas, claro que tenemos compañeros de vida que nos aman y, en cierta medida, nos hacen lo que somos. Sin embargo, somos seres individuales capaces de ver por sí mismos sin importar las dificultades.  Por eso, por más que ames a una persona, sin importar lo que ella sea de ti, claro que puedes vivir con o sin ella.

“Soy tuya”

Yo sé que cuando amamos a una persona estamos conectadas con ella en muchos aspectos. En este sentido, entre más profunda sea esa conexión o lazo sentimos que somos algo más que dos personas que se aman. Por tanto, llegamos a decir frases como “soy tuya”. Tal vez nos referimos a la entrega total que tenemos, pero aún así no está bien. Somos personas no pertenencias. Claro que somos leales y siempre pensamos en el bienestar del otro, pero eso sólo nos hace compañeros de vida.

“En el amor y la guerra todo se vale”

No, no y no, para todo existen límites sanos que deben respetarse. Debemos aprender a respetar a las demás personas sin importar las circunstancias, incluso si nos han lastimado. En este caso lo mejor es alejarse. En este sentido en el nombre del amor se han cometido distintos crímenes como violencia emocional, física y sexual.  Sólo piensa en los ataques de celos, el acoso por parte de la pareja y su insistencia cuando has dicho que no.

Una de las peores ideas es: “el amor lo perdona todo”

Tal vez la lección más grande que debamos aprender es que no debemos perdonar lo imperdonable. En este sentido hay faltas de respeto tanto a tu integridad y a la relación como a la pareja que no deben pasarse por alto o perdonarse. Pensemos en las parejas de muchos años que han “sobrevivido” a infidelidades, violencia de cualquier tipo o abandono. No digo que una infidelidad no pueda perdonarse, simplemente creo que la violencia, el abandono y el desamor no deben permitirse ni aceptarse. Nadie tiene por qué “aguantar” ningún tipo de maltrato y menos por parte de alguien que, se supone, nos ama.

Tomado de:
www.yoamoloszapatos.com

2 Comments

  1. Abner Elieser

    genialidad es lo que envuelven estas palabras pero sabemos de sentimientos mas fuertes que la rutina, que han de temerse como se teme al que nos ve y no podemos ver en la malesa.

  2. diosmal

    ¿Quién mató al amor?
    Hubo una vez en la historia del mundo un día terrible en el que el odio, que es el rey de los malos sentimientos, los defectos y las malas virtudes, convocó a una reunión urgente con todos ellos. Todos los sentimientos negros del mundo y los deseos más perversos del corazón humano llegaron a esta reunión con curiosidad de saber cuál era el propósito. Cuando estuvieron todos habló el odio y dijo: “los he reunido aquí a todos porque deseo con todas mis fuerzas matar a alguien“. Los asistentes no se extrañaron mucho pues era el odio el que estaba hablando y él siempre quiere matar a alguien, sin embargo todos se preguntaban entre si quien sería tan difícil de matar y entonces dijo el odio: “Quiero que maten al amor”. Muchos sonrieron malévolamente pues más de uno le guardaba resentimiento. El primer voluntario fue el mal carácter, quien dijo: “Yo iré y les aseguro que en un año el amor habrá muerto, provocaré tal discordia y rabia que no lo soportará”. Al cabo de un año se reunieron otra vez y quedaron decepcionados al escuchar el reporte del mal carácter quien decía: ” Lo siento, lo intenté todo pero cada vez que yo sembraba una discordia, el amor la superaba y salía adelante”. Fue entonces cuando, muy diligente, se ofreció la ambición, que haciendo alarde de su poder dijo: “En vista de que el mal carácter fracasó, iré yo. Desviaré la atención del amor hacia el deseo por la riqueza y por el poder. Eso nunca lo ignorará” Y empezó la ambición el ataque hacia su víctima quien efectivamente cayó herida pero después de luchar por salir adelante renunció a todo deseo desbordado de poder y triunfó de nuevo. Furioso el odio, por el fracaso de la ambición envió a los celos, quienes burlones y perversos inventaban toda clase de artimañas y situaciones para despistar el amor y lastimarlo con dudas y sospechas infundadas, pero el amor confundido, lloró y pensó que no quería morir y con valentía y fortaleza se impuso sobre ellos para así vencerlos. Año tras año, el odio siguió en su lucha enviando a sus más hirientes compañeros envió a la frialdad, al egoísmo, a la cantaleta, la indiferencia, la pobreza, la enfermedad y a muchos otros que fracasaron siempre porque cuando el amor se sentía desfallecer, tomaba de nuevo fuerza y todo lo superaba. El odio convencido de que el amor era invencible, les dijo a los demás: “Nada que hacer. El amor ha soportado todo, llevamos muchos años insistiendo y no lo logramos. “De pronto de un rincón del salón un sentimiento poco conocido, que vestía todo de negro, con un sombrero gigante que caía sobre su rostro, con su aspecto que era fúnebre como el de la muerte se levantó y con seguridad dijo: “Yo mataré al amor”.
    Todos se preguntaron quién era ese que pretendía hacer solo lo que ninguno había podido. El odio dijo: ” Ve y hazlo”. Tan solo había pasado algún tiempo cuando el odio volvió a llamar a todos los malos sentimientos, para comunicarles que después de mucho esperar por fin……… EL AMOR HABIA MUERTO.
    Todos estaban felices pero sorprendidos. Entonces el sentimiento del sombrero negro habló: ” Ahí les entrego al amor totalmente muerto y destrozado” y sin decir más se marchó. Espera, dijo el odio, en tan poco tiempo lo eliminaste por completo, lo desesperaste sin hacer el menor esfuerzo por vivir. Intrigado pregunto el odio: ¿Quién eres?
    El sentimiento levantó por primera vez su horrible rostro y dijo: ” SOY LA RUTINA”
    (No quiero que esto nunca nos pase, que nuestro amor sea más fuerte que la rutina)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *