Interesantes

Vitaminas que no deben faltar en tu cuerpo

Para comprender el papel fundamental que desempeñan las Vitaminas en nuestro organismo, podemos preguntarnos cuál es el origen de su nombre. Está formado por dos vocablos: «Vita» significa «Vida» y «Amina» que es «Sustancia».

Las Vitaminas son sustancias necesarias para la vida, son imprescindibles en la mayoría de los procesos metabólicos. Cada una de ellas, tiene una función específica y diferenciada del resto de Vitaminas.

Nuestro organismo no las produce por sí mismo, las incorporamos a través de los alimentos, pero no todos los alimentos contienen las cantidades necesarias para mantener nuestro cuerpo saludable ni todas las personas, necesitan ingerir la misma cantidad.

Depende de la edad, el sexo, el peso de la persona y otros factores como pueden ser embarazos o diferentes enfermedades.

De ahí la importancia de los suplementos vitamínicos, una forma de obtener las vitaminas necesarias en cada ocasión y no sufrir carencias que podrían ocasionar falta de vitalidad, anemias, depresiones, problemas digestivos, problemas óseos o pérdida de la visión entre otros, en función de la carencia específica.

Existen varias Vitaminas que se dividen en dos grupos: las hidrosolubles que son solubles en elementos acuosos, no se almacenan en el organismo y su exceso se elimina a través de la orina.

El otro tipo son las liposolubles, las que necesitan un medio graso, se almacenan en los tejidos grasos del cuerpo y son difíciles de eliminar.

Las Vitaminas son las precursoras de las coenzimas a partir de las cuales se elaboran miles de enzimas que regulan todas las reacciones químicas que necesitan las células.

Ahora que ya sabemos qué son, veamos 5 Vitaminas cuya función es imprescindible para mantenernos saludables.

Vitamina C:

La Vitamina C es conocida como ácido ascórbico. Es un potente antioxidante. Cuida de la salud de las encías. Mantiene el sistema inmunitario fuerte y favorece la cicatrización de las heridas. Ayuda a que el organismo pueda absorber el Hierro.

Protege del envejecimiento prematuro de las células. Está presente en la formación del colágeno, el mantenimiento de los vasos sanguíneos, cartílagos y piel.

Vitamina D:

Un estudio en Pain Physician sugiere que esta vitamina ayuda a reducir el dolor crónico lumbar. Y es que es esencial para asimilar el calcio, tan importante para las estructuras óseas de la espalda.

Las personas que viven en países con escasa luz solar suelen necesitar un aporte extra de esta Vitamina debido a que es fundamental la exposición a la luz solar para poder sintetizarla.

Es necesaria para conseguir una buena absorción del Calcio y mantener los niveles óptimos de Fósforo en nuestro organismo. Tiene un papel importante en el sistema nervioso, muscular e inmunitario.

Vitamina E:

Otro gran antioxidante. Juega un rol importante en muchos procesos metabólicos del organismo. Estimula el sistema inmunitario combatiendo bacterias y virus.

Evita la formación de coágulos en la sangre y es necesaria para que las células puedan interactuar entre sí y cumplir sus múltiples funciones.

No podemos prescindir de las vitaminas, sin ellas, nuestro desarrollo y buen funcionamiento del organismo no sería posible.

Mantienen nuestro sistema inmune, nos protegen de la oxidación celular, facilitan el buen funcionamiento muscular, son necesarias para una buena visión, un buen sistema óseo y reproductor, para el buen funcionamiento de los órganos, tendones, membranas y ligamentos entre otros.

En ocasiones, podemos ayudarnos de unos buenos suplementos vitamínicos para asegurarnos que no tendremos carencias en situaciones especiales.

Vitamina K2:

Se encarga de dirigir el calcio a los lugares del organismo que lo requieren. Es como un “policía de tráfico”: si hay carencia de este mineral en las vértebras, lo “dirige” hacia allí para fortalecerlas.
• Está presente en ciertos alimentos fermentados, como el queso gouda o el brie.

Vitamina B12:

¿Sabías que esta vitamina estimula la actividad de las células óseas? Sus bajos niveles perjudican a tu esqueleto y favorecen el dolor lumbar. Y por su efecto antiinflamatorio contribuye a aliviar el dolor de espalda.
En realidad, todas las vitaminas del grupo B son necesarias. En el caso de la Vitamina B12 mantiene la sangre en niveles óptimos, fabrica glóbulos rojos y es la encargada de producir las proteínas y del buen mantenimiento del sistema nervioso central.
• Huevos, productos lácteos, tempeh, pescados grasos… son ricos en esta vitamina.
La carencia de la vitamina B12 también puede ocasionar anemias, cansancio, pérdida de masa muscular y falta de memoria. Un grupo de riesgo, podrían ser las personas que llevan una dieta vegana o vegetariana, en caso de no balancear bien su alimentación.

Las Vitamina D, Vitamina K2 y Vitamina B12 las fabricas exponiéndote 15 min al sol cada día. Y está en huevos, leche o pescados grasos.

Parte de este artículo fue tomado de: https://www.airbiotic.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *